Excite

Cómo quitar manchas de sangre seca o reciente de la ropa

Las manchas de sangre fresca se pueden quitar con facilidad. El problema viene cuando ya se han secado, de hecho, cuanto más tiempo pase la sangre en la tela, más difícil será eliminarla. En estos casos es necesario descomponer las proteínas de la sangre y en ocasiones no resulta una tarea fácil. Lo más importante es tener claro que ha de usarse agua fría, porque de otro modo la mancha persistiría y se incrustaría en la prenda de forma irreversible. ¿Quieres conocer algunos trucos para quitar manchas de sangre de la ropa?

    @LaNacionGT en Twitter

Quitar manchas de sangre recientes

En realidad, si la mancha es muy reciente, tan solo bastará enjuagar la prenda con agua fría. También puedes utilizar agua oxigenada, pero debes saber que este producto puede blanquear e incluso manchar algunas telas. Utilízalo con precaución y mezcla este producto con agua si se trata de ropa delicada. El procedimiento a seguir es muy sencillo. Echa el agua oxigenada directamente sobre la mancha varias veces consecutivas o bien deja la prenda en remojo durante unos minutos y después, una vez que la mancha haya desaparecido o esté más clara, lava la prenda con detergente y agua fría.

Haz una pasta de sal y agua e impide que la sangre se fije en las fibras de la tela. Lo primero que hay que hacer en enjuagar la prenda con agua fría, y si aún han quedado restos de sangre, forma una pasta de agua y sal y frótala directamente en la zona que está manchada. Después, lava la prenda en la lavadora o a mano.

Para las manchas más resistentes prueba a mezclar una cucharada de amoniaco con media taza de agua fría y derrámalo sobre la sangre. Una vez eliminada la mancha, enjuaga la prenda con agua fría. El amoniaco es un producto muy fuerte y deberás evitar usarlo sobre textiles delicados como la seda, la lana o el lino.

Quitar manchas de sangre recientes

Uno de los métodos más sencillos consiste en emplear pasta de dientes y dejarla actuar sobre la zona de la mancha hasta que el producto se seque. Una vez hecho esto, quita los restos de la pasta con agua fría y lava bien la prenda con jabón o detergente.

La saliva produce enzimas que ayudan a digerir la comida, pero también son muy efectivas a la hora de descomponer la proteínas de la sangre, que son precisamente las responsables de que la mancha se fije en la tela. Humedece el área ensangrentada con un poco de tu saliva y frótala. A continuación enjuaga la tela con agua fría y, si no ves resultados, repite el proceso.

Los ablandadores de la carne también pueden ser efectivos, pues también contienen enzimas que además de ablandar la carne, descomponen sus proteínas. Mezcla este producto con agua fría e introduce la zona manchada en el agua. Coge una cuchada de este producto y viértelo justo encima de la mancha mojada. Cada cierto tiempo frota con cuidado el producto y déjalo actuar durante un día. Una vez pase ese tiempo, lava la prenda como lo harías normalmente. Este procedimiento suele ser efectivo en textiles resistentes como puede ser el denim, pero no hay que utilizarlo en telas más delicadas como la seda.

Sigue estos y otros consejos prácticos a través del siguiente vídeo tutorial.

Publicado por Mirian Díaz - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Mirian Díaz

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017