Excite

Cómo vestir bien un chaqué en una boda

Se acerca una boda esperada y el novio y los invitados pueden tener uno de los dilemas más frecuentes, ¿qué me pongo?, ¿chaqué o traje? Resulta conveniente que el novio lleve chaqué, principalmente si la boda es de mañana. De igual forma, si el novio lo lleva, forma parte del protocolo que el padrino también lo haga. En cuanto a los invitados, es necesario saber si alguien va a acudir vestido de chaqué, pues de lo contrario podría confundirse con el consorte.

Muchas personas optan por alquilar un chaqué, en vez de comprarse uno nuevo. Aunque, si se puede, merece la pena hacerse uno a medida, pues claramente sienta como un guante. Para saber cómo vestir bien un chaqué en una boda es necesario conocer sus diferentes componentes o piezas y saber cómo llevarlas.

    @VogueSpain en Twitter

Cómo llevar el chaqué perfecto

El chaqué se compone de tres prendas diferentes: levita, chaleco y pantalón, y hay que tener en cuenta una serie de premisas para poder llevarlo con elegancia. De ese modo, la chaqueta no admite muchos cambios. Está formada por solapas clásicas y la parte posterior cuenta con dos faldones muy característicos. El patrón es parecido al de la americana, pero tan solo tiene un botón en el centro. Lo más normal es que se opte por el color negro, aunque también existe la posibilidad de llevar una chaqueta en gris marengo, cuyo uso está especialmente recomendado para las bodas de mañana.

El chaleco debe ser del mismo color que la levita, aunque existen algunas alternativas para los más jóvenes, como el color beige o el azul cielo, colores que funcionan como contraste y que siempre triunfan.

El pantalón debe tener la raya marcada y no llevar vuelta en los bajos. El traje no admite cinturón por lo que ha de adaptarse perfectamente a la cintura. Lo más habitual es el diseño de rayas verticales en color gris.

En cuanto al resto de complementos, la camisa, por ejemplo, debe ser siempre blanca y con cuello italiano para concederle la rigidez necesaria y el espacio suficiente para incluir el nudo doble de corbata. También ha de ser de puño doble y cerrarse con gemelos discretos.

Con la corbata se puede jugar mucho más. Se puede llevar un diseño liso o utilizar diferentes estampados, como rayas o topos. Lo normal es utilizar tonalidades claras o llamativas para restarle sobriedad al conjunto, aunque eso sí, las cortabas estrechas quedan descartadas.

En cuanto a los zapatos, ha de ser calzado Oxford, de cordones y negros. Este look clásico y elegante requiere un calzado formal y distinguido, y quedan prohibidos los mocasines u otros zapatos similares.

Publicado por Mirian Díaz - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Mirian Díaz

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017