Excite

Las marcas de lujo también fabrican en China

En un mundo globalizado donde la intensa competencia obliga a los fabricantes del textil a abaratar los costes de producción de sus colecciones recurriendo a mano de obra barata, las grandes marcas de lujo no son una excepción.

Se trata de un tema incómodo donde los haya tanto para las marcas, que presumen de ofrecer prendas de la más alta calidad, como para sus clientes, que justifican el pagar más por el hecho de estar adquiriendo un producto mejor.

Sin embargo, basta ahondar un poco en la cuestión para darnos cuenta de que Armani, Hugo Boss o Prada tienen sus fábricas en los países subdesarrollados al lado de las de Zara; la diferencia es que desde el Grupo Inditex se justifica aludiendo al bajo precio de sus prendas mientras que en el caso de las primeras esa bajada de costes pocas veces repercute sobre el precio de venta.

Así, descubrimos que Polo Ralph Lauren produce buena parte de sus famosos polos en China, Tommy Hilfigher lo hace en Vietnam o Hugo Boss fabrica sus pantalones en Europa del Este. Eso por no hablar de otras marcas como Prada, que hace poco admitió que parte de su producción se realiza en países como Isla Mauricio.

A todo esto se suma el hecho de que la normativa europea permite a los fabricantes el elaborar las prendas en países subdesarrollados para, sin terminar, rematarlas en fábricas del primer mundo con lo que en la etiqueta rezará el nombre de este último país del primer mundo.

Sin duda, un mercado complejo como el textil y un mundo globalizado como el nuestro exigen nuevas formas de economía aunque la transparencia debe primar por encima de cualquier estrategia de marketing. Y, a partir de ahí, que sea el cliente el que decida.

Imagen: elmundo.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016