Excite

Los uniformes escolares en las instituciones educativas, sus pros y contras

Se dice que los uniformes escolares reducen el riesgo de acoso escolar o bullying, que los padres se decantan por ellos por el ahorro económico que supone y porque también se ahorra un tiempo privilegiado a la hora de escoger ropa por la mañana. Lo cierto es que también puede verse como una especie de freno que resta individualidad a los niños, por no hablar de que suelen ser odiados por ellos. Lo que está claro es que antes de tomar una decisión, es necesario meditar acerca de los pros y contras de los uniformes escolares.

    © Getty Images

Razones a favor de los uniformes escolares

Claramente, los uniformes eliminan las diferencias que existen entre los niños. Hay alumnos que tienden a burlarse de las vestimentas de algunos de sus compañeros. Es indudable que en cualquier colegio, hay familias con mayor poder adquisitivo que otras, que tienen que conformarse con ropa que no sea de marca o ropa heredada de los hermanos. De este modo, todos tienen las mismas opciones y se evitan comparaciones acerca de la apariencia.

En ocasiones, se pierde mucho tiempo a la hora de decidir las prendas que llevarán cada mañana al colegio, e incluso este impedimento puede acarrearles llegar tarde. El uso del uniforme hace que este problema desaparezca del todo. También las madres se benefician del uniforme, porque así no tienen que preocuparse por comprar prendas para el día a día, ni lavar mucha cantidad de ropa.

Cada colegio cuenta con un uniforme diferente, algo que es muy útil en excursiones escolares por si los niños se extravían. De esta manera, se pueden identificar muy fácilmente y hacerlos regresar con su grupo.

Razones en contra de los uniformes escolares

En el colegio se les enseña que deben aceptar y respetar la diversidad, principalmente en lo que se refiere a grupos culturales disímiles. El uniforme hace que la importancia o necesidad que tienen algunos escolares de vestir de marca desaparezca y, aunque elimina estas diferencias entre ellos, en realidad la uniformidad puede coartar su creatividad y no deja fluir la diversidad y la libertad de expresión.

Cuando los alumnos seleccionan aquellas prendas que van a llevar al colegio, están aprendiendo a tomar las decisiones correctas y están formando en parte su personalidad. Sin embargo, el uso de un uniforme elimina sus opciones.

Puede que no sea justo que a un niño se le asocie con una escuela determinada y no por su propia identidad. Es importante que el escolar sea consciente de sí mismo y que su comportamiento no se rija exclusivamente por esta asociación.

Publicado por Mirian Díaz - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Mirian Díaz

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017