Excite

Mantenimiento y cuidado de tu calzado con grasa de caballo para botas

La grasa de caballo para botas está indicada para el cuidado del calzado fabricado con cuero o pieles engrasadas o no engrasadas. El mantenimiento que hay que seguir para que las botas luzcan como el primer día es realmente sencillo. Este proceso consta de varios pasos pero no te llevará demasiado tiempo. Además, el resultado es sorprendente porque su finalidad primordial es que se encuentren en perfecto estado y duren mucho tiempo.

En un primer momento es necesario distinguir el tipo de piel que se ha utilizado en la confección de la bota o botín para saber fehacientemente cuáles serán los métodos a seguir en su cuidado. Y es que no es lo mismo una bota de ante que una fabricada con cuero o piel.

    @blog_ellas en Twitter

Tratamiento en botas de cuero y serraje o ante

El procedimiento a seguir es muy fácil. Lo primero es limpiar la suciedad con un paño húmedo, a poder ser que no suelte pelusa, y si tiene manchas persistentes limpiarlas con un poco de jabón neutro. La grasa de caballo servirá para nutrir la piel y para protegerla de la lluvia y las manchas, pero siempre ha de aplicarse con el calzado totalmente seco. De esa forma, si la bota está mojada hay que esperar a que se seque pero siempre a temperatura ambiente para no dañar el color.

Cuando se trata de botas de serraje o ante la cosa varía. Este tipo de piel es suave, aterciopelada y también es más delicada. El uso de la grasa de caballo es fundamental para protegerla del agua pues actúa como una especie de repente previniendo así su deterioro.

Para limpiar el polvo que existe en la piel es conveniente utilizar un cepillo de cerdas blandas. Si hay manchas visibles se puede utilizar un trapo mojado e incluso utilizar jabón neutro como en el caso anterior. En este tipo de calzado se debe utilizar spray especial para serraje de venta en tiendas de reparación de calzado o grandes superficies o hipermercados. Este producto se debe repartir uniformemente sobre el botín o bota cuando esté totalmente seco y limpio. En este caso solo se usará la grasa de caballo y en cantidad abundante cuando el calzado tenga años y ya no se puedan eliminar las manchas acumuladas. Con este producto no solo conseguiremos hidratar la piel sino disimular estas manchas e igualar el color del calzado para que estéticamente se vea homogéneo.

Publicado por Mirian Díaz - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Mirian Díaz

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016